¿Te sales un momento?

¡Ops! estás visitando una dirección antigua del blog, prueba en esta:

http://matronaonline.net/te-sales-un-momento/

Anuncios

31 Respuestas a “¿Te sales un momento?

  1. A mí personalmente no me molestaba la presencia de mi marido en ningún momento. Sinceramente, si estaba presente en todo el proceso de dilatación, poco me podía importar tema monitorización, vía, exploración… Tienes toda la razón, a veces son un poco exagerados!!

    Me gusta

    • A veces hace falta que salgan, pero he visto echarlos sólo para entrar a ver la gráfica del monitor… ¿qué sentido tiene eso? lo importante es que la mujer, en la medida de lo posible, esté a gusto y tranquila. Si la presencia de su pareja lo logra, bienvenida sea!

      Me gusta

  2. Personalmente me da un poco de apuro por mi pareja… Aunque a él parece que le da igual! Dice que le gustaría estar presente en el nacimiento de nuestro hijo y yo creo que es algo muy respetable, así que hemos llegado al acuerdo de que entre conmigo en todo momento. Reconozco que aunque me da un poco de apuro, también agradezco la compañía!

    Me gusta

    • Es una opinión muy personal. Además no hay que comprometerse a nada, si al llegar a la dilatación se decide una cosa y luego se cambia de opinión… siempre se deben respetar las decisiones. Viene muy bien que estén presentes sobre todo cuando se da alguna información, porque a veces la mamá con los nervios y el cansancio, no logra quedarse con todos los datos 😉

      Me gusta

  3. Mi preja no pudo estar presente en el parto y es algo que aún hoy, un año después, nos pesa mucho. Para los tactos, la epidural y la rotura de la bolsa le hicieron salir, aunque a mí no me habría importado que se hubiera quedado. Pero cuando me llevaron a quiófano él se quedó solo en dilatación, sin que supiera que me llevaban a parir. Yo le llamaba a gritos pero, a causa de que todo se había complicado y estábamos en riesgo, no le dejaron venir. Lo único que le dijeron es que si oía llorar a un niño, sería el suyo. Eso fue todo y aún me duele recordarlo. No critico el proceder del personal, porque realmente no sé si el parto era de tanto riesgo, pero esa separación sí que me creó un trauma. A mi bebé también se lo llevaron casi sin verlo. Los tres estuvimos separados cada uno en una habitación. Sólo espero que si vuelvo a parir todo esto no se repita

    Me gusta

    • Esto es tan habitual… Está claro que el objetivo principal del parto es que la mamá y el bebé estén sanos, pero no puede tomarse el parto como un hecho puntual, sino como un proceso personal, una vivencia que marca más allá del nacimiento. A veces se olvida que cada detalle cuenta y que algunos de esos detalles provocan un malestar en un futuro, como pudo ser en tu caso la falta de información a tu pareja.
      El que la situación fuera de mucho riesgo o no, no impide que algún miembro del equipo sanitario se acerque a informarle y tranquilizarle. No todo el personal se mete al quirófano, la gente que queda fuera atendiendo a otras mujeres puede (y debe) dedicar un par de minutos al papá.
      Generalmente cuando una mujer cuanta un caso así, la respuesta de la gente es “bueno, pero lo importante es que el niño y tú estáis bien” y sí, por supuesto que eso es importantísimo, pero no quita que deba procurarse que la familia viva esa experiencia de la manera más satisfactoria posible. Esperemos que para la próxima, realmente lo sea 😉

      Me gusta

  4. El papá de la bichilla se pasó el día del parto entrando y saliendo de la habitación: primero para la monitorización, el tacto vaginal, el enema, las 2 visitas del anestesista, la preparación del paritorio…De todo esto, lo único que agradecí fue mantener mi intimidad cuando el enema hizo efecto, pero para el resto de situaciones me parece una tontería que el padre tenga que estar entrando y saliendo a cada instante.

    Me gusta

    • ¿Te preguntaron si querías que él saliera cada vez que lo hizo? porque si la respuesta es no, sí, es una tontería que tuviera que estar entrando y saliendo sin saber qué deseabas tú.
      Cuantas menos interrupciones hay en el proceso de parto, mejor se desarrolla y menos complicaciones hay. Hay interrupciones inevitables, pero si además conllevan detalles negativos para la mujer como dejar de estar acompañada por quien ella desea, el bloqueo es mayor.

      Me gusta

      • Nada, no nos preguntaron nada. Y a mí no me hubiese importado que estuviese presente en todo eso, aunque como soy muy tranquilita tampoco lo eché de menos cuando salía ¡yo es que me adapto bien a todo!

        Me gusta

  5. muy interesante. nosotros estuvimos juntos en todo momento menos en la epidural. no nos preguntaron pero era lo que queríamos. fue un parto tan rápido que no dio tiempo a mucho! pero creo que es fundamental sentir tranquilidad y yo la logré porque él estuvo a mi lado, apoyándose.

    Me gusta

  6. Yo quiero que él esté conmigo todo el tiempo si es posible. Con una única excepción: lo del enema. Ahí sí me da apuro y preferiría que no estuviera delante.

    Me gusta

  7. En mi caso si me parece muy importante que esté a mi lado. Y tienes mucha razón, se lleva un poco al extremo eso de que se salga la pareja en depende que situaciones. Cuando he estado ingresada por amenaza de aborto, cuando entraba el medico mi chico se tenía que salir de la habitación, por si me exploraban ahí o me veían. No entendimos muy bien el porqué, el está harto de verme en clinicas de ginecología…además como dices, la vagina es un organo más..no creo que esto provoque ningun trauma sexual, la verdad.
    Supongo que en los partos tambien tendrán protocolos parecidos, como los que cuentas.

    Un abrazo.

    Me gusta

    • Pues realmente para las dilataciones no hay ningún protocolo que indique cuándo tiene que salir la pareja, depende más bien del profesional que atienda.
      A mi no se me ocurre sacarlos sin preguntar a la mujer, jamás. No sólo no creo que molesten, sino que creo que refuerzan muchísimo la seguridad de la mujer. ¿Qué clase de parto puede tener una mujer asustada y sin sensación de seguridad y confianza? Pues a efectos de salud, todo puede salir perfecto, pero seguramente la experiencia que queda grabada en el recuerdo, no sea todo lo agradable que pudiera haber sido.
      Hay situaciones que son desagradables y, contar con alguien de confianza que te coja la mano, hace todo más fácil. 😉

      Me gusta

  8. Uff la verdad es que nosotros aun no hemos dado con el positivo asi que aun no se que pasara o que decidiremos en ese momento… pero es bueno conocer todas las posibilidades. Por cierto gracias por pasar por mi blog, no conocia el tuyo y ya tienes una nueva seguidora 😉

    Me gusta

  9. En mi primer parto, estanjano estuvo en todo momento en la habitación de dilatación, en los tactos y colocación de vías pues si él no quería mirar miraba a otro lado y listo. Nos separamos cuando me metieron en la habitación de dilatación porque tienen que entrar en la zona acompañados y cuando me hicieron ir a poner la epidural. Creo que en según que casos son ellos los que deben decidir.

    Me gusta

    • Tampoco hay que obligar a que alguien vea algo que no quiera… lo importante es el acompañamiento, que de seguridad y confianza, no el hecho en sí de que el acompañante tenga que ver cosas que no le apetezcan 😉

      Me gusta

    • Lo importante es siempre, en la medida de lo posible, respetar la decisión de la pareja, sin obligar a nada innecesario, ni a mirar cuando no se quiere, ni a dejar de acompañar a la mujer sin motivo 😉

      Me gusta

  10. En mi caso, no le mandaron salir en ningún momento. También puede ser, porque llegue dilatada de 7 centímetros y fue todo muy rápido. Ya en el paritorio, me vino muy bien que el estuviera en todo momento, ya que tuve un parto de riñones (sin epidural) y a la hora de empujar, yo no podía levantarme para empujar, y era el quien me levantaba.
    Aparte de todo esto he de decir, que desde ese día, miro a las matronas, con otros ojos (no es que antes las mirase mal eh!) porque la mía fue fantástica. Y por supuesto, mi hijo tiene un recuerdo de esa persona, que tan bien nos ayudó. Y Rocío (ese es su nombre) también tiene el suyo. Aunque ella pensó que lo decíamos por decir, y se sorprendió cuando a las tres semanas fuimos a visitarla y llevárselo.
    Muchas gracias a todas las que tan bien hacéis vuestro trabajo

    Me gusta

    • Eva qué bien lo que cuentas! tuviste todo el apoyo y la compañía de tu pareja, una buena matrona y tú y tu niño perfectos… qué más se puede pedir??
      Entiendo que antes miraras de otra forma a algunas matronas… incluso mal! (((yo también miro mal a alguna que otra… jeje))) buenos y malos profesionales hay en todos los trabajos, me alegro de que te tocara una matrona fantástica!

      Me gusta

  11. Creo que estaría bien que pudiese estar presente durante todo el proceso, la presencia del acompañante es tranquilizadora, y como dices, si algo no lo puede ver con mirar a otro lado valdría.

    Me gusta

  12. En mi caso sólo le pidieron que saliera mientras me ponían la epidural. Además tuvo suerte porque le tocó sillón reclinable!! (de normal hay una silla normal y corriente, pobrecillos)

    Estuvo conmigo en todo momento: registros, dilatación, empujando en la habitación y en el paritorio, en los tactos… Al final estaba tan atontada con al epidural que no le hacía mucho caso pero con saber que estaba a mi lado para ayudarme en lo que necesitaba me bastaba.

    Lo único que no nos pareció bien era las prisas porque se fuera a por las pulseras de identificación y las tarjetas de visita nada más nacer nuestra hija. Se tuvo que ir en un momento muy delicado justo después de que nos dijeran que ingresaban a nuestra hija en neonatología… Pero esa es otra historia 🙂 Menos mal que al final ella estaba bien y en una semana nos la llevamos a casita!!

    Me gusta

    • Ay pobre peque! me alegro de que no fuera importante.
      Qué bien que estuvieras todo el tiempo acompañada, como bien dices, aunque no estuvieras como para estar prestándole atención, el sentir su presencia, reconforta.

      Me gusta

  13. Yo quiero que este mi pareja pero a mi lado que si no el pobre se me desmaya a la primera de turno. En una de las cosas q dices si que estoy de acuerdo, se tiene en cuenta que a la pareja le puede causar trauma ver un tacto… Pero… Y a la mujer estar ahí y que vayan pasando una persona,y otra , y otra???

    Me gusta

    • Si cuando digo que estén acompañando a eso me refiero, a que estén al lado de la mamá, dándole la mano y tranquilizándola. Realmente a pocos les apetece mirar lo que se cuece por ahí abajo 😉
      Lo otro sí, es desagradable. Un parto es algo bonito y a veces se quiere apuntar todo al mundo a verlo, pero olvidan que no es un parto, sino una mujer pariendo lo que están presenciando. Y esas miradas extrañas interfieren muy negativamente en el proceso fisiológico del nacimiento.

      Me gusta

  14. Para mí es clave algo que has dicho en el post: “No creo que sea beneficioso ni perjudicial que el acompañante presencie cada intervención, creo que es beneficioso respetar las decisiones de la mujer”. ¿Qué trauma ni qué trauma? Pero si como muy bien has indicado si ese bebé está ahí es por algo!

    Yo particularmente, quiero que mi marido esté conmigo en todo momento. Por mí, por él, y porque leñe, aunque no sea él quien directamente da a luz forma parte del proceso. Debemos hacerle partícipe del nacimiento de su hijo/a. Entiendo (o yo por lo menos conociendo a mi marido) que para ellos puede ser más traumático el hecho de que les echen fuera de la habitación. De hecho se lo acabo de preguntar abiertamente, Jajajajajajaja… Quiere estar ahí.

    En una cesárea… Vale. Lógico. Pero en un parto normal, no lo veo…

    Estoy leyendo hacia atrás y quiero llegar a la parte de los planes de parto. Yo vivo en Cantabria y no sé si está muy extendido, ni siquiera bien visto el tema del plan de parto. Cuando llegue y lo lea ya te preguntaré dudillas 😉

    ¡Un abrazo!

    Me gusta

    • Jejeje me alegro de que esto lo tengáis ya hablado y decidido.

      El tema del plan de parto ahora se ha bautizado así, pero no deja de ser el derecho de autonomía del paciente, aplicable a cualquier situación sanitaria, no sólo al parto. Mientras no haya contraindicación por riesgo de la salud, el paciente tiene derecho a tomar decisiones sobre su proceso.

      Si miramos todas las intervenciones que se realizan en un parto (incluyo dilatación siempre cuando hablo de parto), vemos que en el 90% de ellas ofrecen diversas opciones. Lo lógico es que, si ninguna de ellas supone un riesgo para la salud de la madre o del bebé (como que tu pareja esté cogiéndote la mano mientras te hacen un tacto), la decisión la tome la propia paciente y no nadie en su lugar. 😉

      Me gusta

  15. Pingback: Noticias 16/marzo – 22/marzo | matronaonline·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s