Preeclampsia. Parte 2

¡Ops! estás visitando una dirección antigua del blog, prueba en esta:

http://matronaonline.net/preeclampsia-parte-2/

Anuncios

9 Respuestas a “Preeclampsia. Parte 2

  1. ¡Qué miedo me vuelve a dar leer estas cosas! Afortunadamente en mi caso la preeclampsia apareció a partir de la semana 32. Ahora entiendo por qué mi bebé tenía bajo peso y me mandaban comer aún más. ¿Está asociado a una placenta con calcificaciones también? A mí me pusieron medicación para la tensión y las convulsiones tras el parto, el problema es que no es compatible con la lactancia, lo cual complica todo más, porque es muy importante que un prematuro tome pecho para mejorar sus defensas. Y lo del bote de orina.. ¡Qué recuerdos! No podía salir de casa porque no podía mear fuera, ¡no iba a llevarme el bote conmigo! Jaja. Algún día escribiré sobre todo esto… Muchas gracias por tus post sobre la preeclampsia. Un beso enorme y gracias 😉

    Me gusta

    • Ya has visto que, de darse en un 2º embarazo, aparece mucho más leve que la vez anterior 😉
      Las calcificaciones aparecen cuando la placenta “envejece”. Generalmente se asocian al tabaco en el embarazo, pero en menor medida pueden aparecer en casos de preeclampsia.
      Ojalá hubiera más bancos de leche para suplir esas primeras tomas que no pueden hacerse por culpa de la medicación!
      Un beso!!

      Me gusta

    • Sí, es una enfermedad que únicamente aparece en el embarazo, por lo visto la causa genética se localiza en la placenta, así que cuando sale, poco a poco se va resolviendo el problema. Cuando el bebé ya tiene suficientes semanas como para vivir fuera de su mamá, se programa el parto. Cuando no, se controlan los síntomas con medicación a la espera de que el pequeño madure y pueda vivir fuera 😉

      Me gusta

    • Pero ¿miedo por qué? no confundáis finalizar el embarazo (inducir o provocar el parto) con provocar un aborto, hay muchas situaciones en las que se recomienda finalizar el embarazo, bolsa rota durante más de 24 horas, crecimiento fetal retardado, desprendimiento de placenta, flujo placentario insuficiente… y si en estos casos el bebé aún no está listo para salir, se mantiene controlada la situación hasta que esté mejor fuera que dentro.
      Cuando el embarazo se acerca a las 42 semanas, también la solución es finalizar el embarazo y esto es bastante frecuente.
      Una preeclampsia bien controlada no tiene por qué dar ningún susto 😉

      Me gusta

  2. Suerte que la tensión la tuve genial porque sí parece una complicación grave, y yo que soy de no darle importancia a nada ¡seguro que ya hubiese llegado al médico sin posibilidad de arreglo! ¡Qué clarito nos lo dejas todo!

    Me gusta

  3. Pingback: Cuando el parto acaba en trauma | Y, además, mamá·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s